Cloud computing o servidores dedicados: ¿qué elegir?

En los últimos días, debido al problema acontecido en el servicio de Cloud Computing de Amazon provocado por la caída de un rayo en el CPD de Irlanda, ha vuelto a surgir el debate sobre los beneficios del Cloud Computing frente a otro tipo de soportes más convencionales, como por ejemplo los servidores dedicados. Cada producto tienes sus ventajas e inconvenientes, así que vamos a intentar ver a que tipo de cliente puede ir dirigido uno y otro.

Cloud Computing vs servidores dedicados

Imagen: www.racksstore.com

Puesta en marcha

En una infraestructura Cloud Computing/cloud hosting puedes poner en marcha un buen número de instancias de servidores, balanceadores, redes, firewalls, etc en escasos minutos. Esto es impensable en servidores dedicados, en los que normalmente se tarda entre 24 y 48 horas como mínimo en tener el servicio activo.

Escalabilidad

La filosofía básica del Cloud Computing es la de pagar por los recursos que utilizas, nada más. Si tú necesitas durante X tiempo un número mayor de recursos (memoria, disco, cpu, etc) puedes ampliar tus instancias de forma prácticamente instantanea y una vez finalizado volver a la normalidad. Esto es un gran avance respecto a un servidor dedicado, en el que desde un primer momento contratas una máquina física con unos recursos concretos, los cuales puedes estar desaprovechando (probablemente) o llegar un momento en el que se queden cortos y sea más laborioso la ampliación de piezas.

Precio y costes

Este punto va íntimamente relacionado con el de la escalabilidad. Es de suponer que siempre será más caro contratar un servidor dedicado que alojar un proyecto en la nube. Esto es debido a que mientras que en la nube conforme necesitas más recursos los vas contratando, en un servidor dedicado has de disponer desde un principio de unos recursos fijos, los uses o no. No obstante este punto puede variar según el proyecto, requerimientos, etc.

Administración de tú infraestructura

La mayoría de proveedores de hosting ofrecen la posibilidad de contratar un paquete completo de servidor dedicado + administración. Esto implica que es el proveedor el encargado de la puesta en marcha del servidor, los servicios y de brindarte soporte ante cualquier tipo de problema que encuentres. Por otro lado, la mayoría de proveedores de Cloud Computing no ofrecen servicio de administración, lo que implica que eres tú el encargado de mantener tus máquinas virtuales alojadas en la nube.

Alta disponibilidad

El Cloud Computing es la panacea de la alta disponibilidad, al no depender directamente del hardware las posibilidades de parada debido a fallos físicos se reducen casi al 99%, excepto casos especiales como lo sucedido estos días en Amazon, algo que, en caso de tener nuestras instancias virtuales replicadas en distintos centros de datos haría imposible la posibilidad de caída por fallos físicos. En cambio, en un servidor dedicado estás supeditado a cualquier problema físico: fallos de discos (para evitarlo siempre hay que contratar servidores dedicados con raid por hardware), fallos de fuentes de alimentación, memoria, etc. Los servidores con los componentes redundados suelen salir bastante más caros.

Rendimiento

En temas de rendimiento es probable que el servidor dedicado salga ganando. Sabes que no compartes tu infraestructura física con ningún otro cliente, dispones del 100% del hardware para ti, mientras que en la nube siempre tendrás una “porción del pastel” al igual que el resto de clientes alojados en la nube, esparcidos a lo largo de X número de servidores.

Seguridad y privacidad

Este punto estaría más enfocado al hecho de llevar aplicaciones a la nube en lugar de mantenerlas en equipos físicos (aplicaciones de ofimática, contabilidad, correo…). Nosotros no conocemos el nivel de seguridad de la nube y nuestros datos pueden estar al alcance de cualquiera en caso de un fallo de seguridad.

Espero que os hayan servidor de ayuda estos puntos para aclararos sobre los beneficios de cada opción. Al final, lo mejor es probarlo por ti mismo y seleccionar la mejor opción según nuestras necesidades.

2 comentarios en “Cloud computing o servidores dedicados: ¿qué elegir?

  1. Ni el cloud es tan mal como lo pintan ni el hosting tradicional tan pasado como quieren hacernos creer. La clave está en usar cada cosa para lo que es. Me gusta el concepto de “Hybrid cloud”, como forma de coger las ventajas de ambos modelos. A saber: Seguridad de infraestructura propia y potencial y economía de escala a la hora de atender a picos de demanda.
    Me gustó la idea en una presentación hace unos meses: http://www.occentus.net/productos-y-servicios/cloud-computing/hybrid-cloud
    Si Meneame hubiera tenido esto, en el peor de los escenarios habrían estado un par de horas fastidiados en vez de días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *